Voces del magnetismo



Pasión perdida


Pálida paciencia perdida por partes,
por pensar,
por promover pensamientos.
Principios propuestos por pocos pacientes,
perdidos, poco para pocos.
Pobre paisaje
pero perfecta primavera.

Parar, pensarte…
¿Parar para pensarte?
¿Para perfeccionar palabras?
¿Para poseer paciencia?
Permuto pecados por placer.
¡Pobre payaso!
Por preocuparse perdió prudencia
perdió piezas para poder pensarte.
Patético personaje.
Pobre prostituta.



Concepción Física

Movimiento.
Una celeridad de sensaciones
que se definen más distantes al tiempo
que surgen ante el contacto.
Fuerza.
Cúmulo de estrellas que chocan
generando una explosión,
miasmas disueltos en la oquedad.

Aceleración.
Efluvio sanguíneo,
el barco tras la estrella inalcanzable,
un corazón en la mano que propicia el terremoto.
Masa.
Cuerpos tendidos sobre el cielo,
ruptura de la unidad y paso a la unidad,
incógnita en piel nocturna.
Finalidad.
Camino señalado por las sombras
de cuerpos a los cuales seguir
mientras me diluyo en tus lágrimas.




Destino

Demonios danzan,
diferentes destinos.
Dos demonios danzando dormidos,
despiertan durante décadas.
Después, durante días
demandan dolores.
Demencia dormida,
dominada, disfrazada.
Delicados dedos
danzan durante décadas.
Dios, donador divido de dolencias, dará.
Debemos dominarlo, Dirán.
Demasiados delincuentes,
deformes demonios
de diferentes danzas.

¡Dados de Dios!
Dados, dos dados
dan destino,
danzando, dispares.

1 comentario:

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Hola jacobo:

ya casi termino de saborear tu libro, y en él he hallado miles de formas de decir lo que creí que estaba agotado

Un abrazo mi hermano