Iidentidades cruzadas


Regreso


El niño está ciego de tanto mirar,
se ha sentado largo rato sobre
la lluvia estática que retuerce
las calles con su inmóvil pesar.

¿Quién lo busca?

El llanto ha llegado a su blanca mirada,
todas las cosas concurren frente
a él, pero nada lo motiva a dar un paso
que lo lleve al siguiente escalón.


¿Por qué estoy solo?
dice, y sólo el viento
responde su pregunta.

¿Es qué no lo sabes?

Eres ciego niño, ciego.
No puedes ver a aquellos
que juegan entre estrellas de sal
y olas de brisa, sólo ves la soledad.

El niño, encogiéndose de pies
se sienta, mira al cielo y dice:
pensé que el sol era mi padre
y la luna mi madre y las estrellas
mis hermanos.

El viento ríe alegremente

y responde:

no te preocupes,

yo soy tú aliento

y tú familia me ha enviado
para llevarte de regreso.


**


Tras la puerta


Grita,
escóndete tras la puerta,
grita,
podrás sobrevivir a la noche
que se derrite sobre la acera.

No te duermas sin pesadilla,
es el estado perfecto,
el camino a la claridad
dispuesto en el juicio.

Vamos, grita, desespera,
no tienes salida, ahí tras la puerta,
estas tras el muro de la vida
que se levanta cada mañana.

¿Quién eres tú?
¿Puedes entenderlo?

El temblor de la risa bucólica,
es un poema de muerte amigo,
no soy yo el que canta,
eres tú, eres tú el que lo comprende.

Yo sólo estoy tras la puerta,
estoy tras la puerta,
sí, no puedo salir,
esta mañana, no quiero salir de la prisión.

¿Quién soy yo?
¿Puedes comprenderme?

1 comentario:

paola dijo...

hola:Ente
con tantas muerte me he cnfundido creyendo yo ser el anfitrion del suceso
la prangana vida me a a llevado a lugares inimaginable recuerdas cuando me dijiste levante y sal...lohago continuamente tanto asi que estoy muriendo muy deves en cuando nose nada de ti hace mucho y se todo de ti como siempre ten precente que aqui sigo querido amigo,,,,