Huye Conmigo...





No tocaremos la tierra,
no miraremos el sol,
no haremos nada más que huir.

Sólo estamos aquí
de paso errante,
con la sombra del gran árbol
que se excita hasta aquí.

Huye conmigo…

Camina sobre la cruz
para mirar en su interior,
los Ángeles cantan en coro
y su eufonía es la vida.

Los valles decaen en gotas
de torbellinos candentes,
hacia el sol,
hacia la luna,
hacia el ardor…

Sol, sol, sol
luna, luna, luna.

Tenemos que huir

Hacia los planetas lejanos.

Huye conmigo…

No podemos acariciar la luna,
no podemos contener el llanto,
no viviremos en su interior.

La noche de los locos se acerca,
contágiate del amor, de la locura
en otras tierras, por la carretera
ambulante y pensativa.

Quémate, quémate
asfíxiate, asfíxiate.

Yo te salvare en nuestra huida
y te llenare de calma.

Por que el dios de la danza
puede hacerlo todo.







No hay comentarios: